martes, 29 de mayo de 2007

EL DIABLO EN MI CORAZÒN

Amigos, ha salido un demonio de mi mente, de mi corazòn y de mi espiritù, los sucesos narrados en mi anterior post, fuè algo que me martirizò y torturò gràn parte de mi vida.
No tengo absolutamente nada que perdonarle a mi padre, ahora que tengo mis hijos, entiendo muchas cosas que en aquel entonces no comprendìa por mi inmadurez, sè que èl a su manera me amò, que los tristes sucesos fueron causa no de su albedrìo si no de èsa terrible enfermedad llamada alcoholismo, por el contrario soy yo quièn pide perdòn por esa acciòn, quien viviò muchos años con la culpa, Por no haberle pedido perdòn en vida, me siento aliviado, creo yo que ya fuì perdonado.
Ahora, cada vez que tenga oportunidad de visitarlo en su ùltima morada ya no pedirè perdòn, ahora sòlo orarè, para que se mantenga en paz, en èse lugar. Cerca de Diòs...

Continuemos amigos leyendo una hoja màs de esta historia que ha sido... mi vida.

La mamà de Silvia entrò en la habitaciòn de improviso, sin que nos diesemos cuenta, al vernos abrazados en la cama, sòlo escuchamos un: Chamacos!!!. Que hacen ???. Asustados , nos separamos, ella al observar que llorabamos, poco a poco fuè cambiando la dureza de su rostro por un gesto de ternura... pense... pensè que ..., nos dijo.
Silvia le contesto ay mamaà que cosas se te ocurren !!!, mejor sientate aqui, con nosotros, Javier nos contarà sus motivos para vivir de esta forma, la señora asintiò con la cabeza y apenada se sentò junto a nosotros y reclamò... pero yo no sè lo que estuvieron platicando antes de llegar !!!, Silvia sonriò y le dijo: no te preocupes mà, despuès te cuento.

La vecina sujetaba el brazo de mi mamà y angustiada le decìa no es su sangre !!! no es su sangre !!!, es la de don Chencho !!!, yo tremendamente asustado salì a toda prisa de casa y me fuì a refugiar a casa de mi compadre ( a èsa edad ya habìa llevado a bautizar a una niña en compañia de una prima ). Mi compadre, al verme llegar con la ropa llena de sangre se asustò, me metiò ràpido a su casa, obviamente me preguntò que me habìa pasado, con voz entrecortada le dije lo que habìa sucedido,
-quedese aquì compadre no se vaya a salir, voy a ver que pasò con mis compadres
( tambièn mis papàs son sus compadres ).
Me quedè sòlo, mirando mis ropas llenas de sangre, otra vez dolor... muchìsimo dolor... angustia, que estarìa pasando ?, que tal que mi mamà le dìò a mi papà con el martillo, nooo !!! èso no podìa ser.
Agachado, transcurriò no sè cuanto tiempo, al levantar la vista... ahi estaba su querida pistola de mi compadre, una calìbre 380, escuadra, pavonada, su negrìsimo color me lanzaba destellos invitadores. La tomè en mis manos, oprimì el botòn liberador del cargador, observè que tenìa sus 9 tiros completos, deslicè el cargador nuevamente a su lugar, cortè cartucho y con mano temblorosa dirigì el cañòn a mi boca abierta...
Quizà èsta era la soluciòn, un sudor empapaba mi frente... cerrè los ojos y...

vì el rostro de mi madre, la vì llorando ante una tumba frìa, vì a mi padre mas hundido en las garras del vicio y a mi pequeño hermano desesperadamente tomado de las faldas de mi madre llorando tambièn.
Nueve balazos se escucharon por tòdo el barrio... ahi estaba yo còmo perro rabioso
con la pistola en la mano, no pude !!!, disparè toda la carga al piso de tierra. Quizà fuè cobardìa, al observar èsas imàgenes llenas de dolor de mis seres queridos, en èsos segundos, decidì que no podìa dar esè terrible dolor a mi madre, ella lucho contra todo para que yo viviera.
Sacò fuerza de flaqueza, superò el desconocimiento, e hizo todo lo que estuvo al alcance de su mano, para que fuese sometido a èsas multiples operaciònes que habìan salvado mi vida, no era justo que le pagara de esa manera...

Mi compadre llegò corriendo, me arrebatò el arma y me dijo: compadre, que iba a hacer !!!, no vale la pena, mi compadre Chencho està bièn sòlo tiene un fuerte golpe en la nariz, mi comadre se encuentra màs tranquila , càlmese, voy a su casa por ropa para que se cambie, por lo mientras, vayase lavando esa sangre.

Esa noche... larguisima noche la pasè en casa de mi compadre, no pude dormir, èse demonio de la culpa se apoderò de mi, fue mi compañero en èsas andanzas junto con mi pandilla, me azusaba a que siguiera siendo un perro rabioso, mismo que de tanto daño que podìa causar, tal vez alguièn terminarìa con su vida y con el dolor.... èse terrible dolor que se lleva no en el cuerpo, mas bièn.... en el alma...

Al dìa siguiente, me ofrecieron de desayunar, no tenìa hambre, agradecì y me quede ensimismado en mis pensamientos, tocaron a la puerta, mi compadre fuè a abrir, regreso y me dijo:
compadre: son sus papàs, que quieren platicar con usted, salga por favor, mi compadre Chencho no està borracho, salì, con la mirada clavada en el suelo escuchè en silencio las disculpas de mi padre, podìa adivinar la mirada suplicante de mi madre que deseaba que volviera a casa, por ella asì lo hice, sabìa de antemano que las promesas de mi padre, prometiendo que ya no iba a beber, no serìan cumplidas.

A partir de ahi no volvì a ver a mi padre a los ojos...

22 comentarios:

Escritora dijo...

Fénix,
Estoy tan segura que tu Padre no tiene nada qué perdonarte. Quizá el se fué con el dolor de no pedirte perdón y de decirte ahora, lo orgulloso que está de tí. (Yo creo que los que se fueron de alguna manera están en contacto con nosotros). Realmente dale gracias a Dios que tienes la bendición de ser PADRE, y tu experiencia no la vivirán tus hijos.
Un abrazo.

Águila libre dijo...

Mi querido amigo: me alegro de verdad que todo lo que nos has contado te haya servido para sentir que estás renaciendo, aunque ya lo hiciste hace rato, ahora estás sacando esas penas y tristezas y le darán tranquilidad a tu corazón.

Bonita la nueva vista de tu blog, me encantó, es como un nuevo renacer, bien.

Gracias a Dios que tu madre estuvo presente en tu mente en aquel momento en que querías matarte, te imaginas de todo lo maravilloso que te hubieras perdido?, No mi amigo, esa no es una solución nunca y sé que ya no la sientes.

Buenas personas te siguen acompañando en tu historia, a ellas les debes en gran parte el haber salido de todo eso.

Y tu padre, ya descansa, no te preocupes, intenta tu hacerlo feliz, siendo feliz tu. El te mira desde el cielo y sé que tiene que estar muy orgulloso de ti.

Un fuerte abrazo, te dejo un beso, cuidate mucho,

Pay

iggy dijo...

Asi es la relación con mi padre cual no convivio mucho conmigo y dejo un vacio - no lo comprendo, no le reprocho nada porque sus padres fueron muy duros con el. Tambien tuve un pleito con mi padre en el cual todo los golpes que me tiro me los tape y facil podria haberle dado unos pero me detuve, justo a tiempo. De cualquier manera fue la ultima vez que vivi en la casa antes irme a rodar en el ultimo año de prepa.

Cardo dijo...

Creo que ya tú y tu padre están en paz, siento que de un modo u otro el te escuchó así como tú lo has escuchado a él, estoy segura que de donde esté te bendice.
Es muy bueno que le regales tus oraciones.
Por otra parte creo que tu ángel te detuvo de cometer ese error, en lo personal creo que hay que ser valiente para vivir, suicidarse es un acto de desesperación no de valentía. Y, yo creo que has sido valiente al enfrentarte a todos los inconvenientes que la vida te ha presentado.

Muchas bendiciones para tí y tus seres queridos!!!

Cardo.

Ah!, preciosa la nueva imagen!!!

Saludos!!!

Maese dijo...

Compa, ese dolor lacerante que se hubo sentido en aquél momento fue cambiado por una cruda moral de su papá. Déjeme decirle que él lo perdonó desde su despertar en el nuevo día. ¿Usted ha perdonado? El alcohol siempre hace jugar malas pasadas. Sé que usted ha perdonado pero...¡NO HA OLVIDADO!
Adelante compa.

viky_z dijo...

Sin intención de ser ortiva, debo decir que si bien el alcoholismo es una enfermedad, lamento decirte que es una decisión...
Nadie le pone un revólver en la cabeza a nadie para que se meta en el mundo de las adicciones...
Mi vieja fuma, y cuando ella se enferme de muerte por esa decisión absurda que ha tomado de arruinar su salud (¿a cambio de qué?), no voy a tenerle pena porque no es algo a lo que alguien más la haya impulsado a hacer y debe afrontar las consecuencias le guste o no...
No creo que tenga sentido lamentarse por algo que es responsabilidad del otro, aunque sea alguien a quien amemos...
En su defecto quizás habría que lamentar el no haberlo ayudado a superar su enfermedad pero eso tampoco implica que hubiese funcionado ya que -insisto- es responsabilidad de cada uno respetar su propia integridad.
(Lo digo porque he intentado todo lo humanamente posible para concientizar a quienes me rodean de cuidar su salud en todo sentido)
Saludos.

viky_z dijo...

Todos somos arquitectos de nuestro propio destino. Hay que aceptarlo.

CLau dijo...

Que te puedo decir, me alegro mucho que tu corazón se sienta en paz con tu padre, creo que como dices que la próxima vez que lo visites ya no será para pedirle perdón, seguramente el debe sentir lo mismo, sentirse perdonado por las equivocaciones que tuvo en su vida y que en la próxima vida que ambos compartan podrán hacer mejor las cosas.
Continuaré leyendo el relato, pues no pude seguir sin antes expresarte lo feliz que me hace que tu corazón esté tranquilo.

Marilú... dijo...

chale.. cada vez me gusta leerte ... pero siento el sufrimiento como si se tratara propio..
escucho lo que escribes y huelo la sangre... ahhh

que bueno que lo puedas sacar, escribir y ya halla pasado.. me da gusto que esa pistola no disparo donde no debia..
besos!

Bexza dijo...

hola mi corazon, espero estes bien y que Sebastian siga mejor y feliz...

Saludos violetas...

Osita cariñosita (Evil) dijo...

(antes q nada ya me chute el post anterior, no opine en ese porque no aguante las ganas y continue con este asi que ahi voy): cielossss, esa rabia q tu sentiste se perfectamente lo q es, osea q le hagan daño a tu propia sangreee creo q eso duele mucho mas q la vida propia, yo no te juzgo, pues creo q todos cuando tenemos IRA nos convertimos en otra persona o el "yo" q llevamos dentro empieza a salir y apoderarse de nosotros sin poder utilizar la razòn, y efectivamente esto lo vas aprendiendo con el paso de los años y atravez de la experiencia propia, pero la vdd q bueno recapacitaste bueno mas q recapacitar osea viste las cosas maduraste y te guiaste por el buen camino apesar de todos los obstaculos q la vida te puso estas hoy aqui entre nosotros comentando y compartiendo gran parte de tu vida q la vdd se me hizo un maldito nudo en la garganta... de vdd no sabes cuanto me identifico aveces siento q eres mi vecino =)digo esos momentos puedo verlos a la perfeccion puedo sentirlos tal vez de la misma manera (obvio no igual) q tu los sentiste pero creeme me adentro tanto a tus palabras q pareceria ser q lo vives, es una situacion muy dificil realmente la q viviste pero tus hijos (as) conoceran a un fenix VIVO con un gran AMOR¡¡¡un verdadero amor para dar y ser recibido, creeme q dios nunca te olvido solo mira tus angelitos q tienes y las grandes personas q seran ese es tu fruto fenix ese¡¡¡¡ te dejo osibesos.

Un blogger más dijo...

Vaya que impactante siento no haberme pasado por aqui pero pues aqui andamos
Asi es la vida y hay que salir adelante cada dia, que bien que ese dia la bala no salio disparada
saludos fenix

Gabriela dijo...

Fénix. Me alegra principalmente que ya te hayas perdonado a tí mismo. El nos perdonó, por qué no perdonarse uno mismo. Libérate de esa culpa por completo, amigo. Después de todo lo que has vivido de alguna forma te ha hecho el buen hombre que eres hoy.

Un abrazo

°°**CoR¡**°° dijo...

el perdon es el más grande de los sentimientos, muy buenas experiencias las tuyas.

hoolas y ciaoos

Mario Guevara dijo...

Me da un poco de verguenza ser el unico que comente algo pequeño, pero ahora no se que decir.

Solo que eres una gran persona.

el "lic" rivera dijo...

Uno se da cuenta de que ya está madurando cuando nota los errores de sus padres (antes perfectos) y trata de no repetirlos. La situación con tu padre fue desafortunada, pero me agrada ver que ya no te afecta su recuerdo. Las páginas negras de nuestro pasado pueden impedirnos disfrutar el presente si no les hacemos frente en algún momento. Gracias por contarnos todo, podrías hacer un libro con tus memorias. :)

Panchy dijo...

Nada que pedir perdòn, las cosas pasan y si no fueron en su momento , ya no puedes culparte de no haber dicho palabras o o que sentias antes.

He leido tu relato y siempre existen personas en quien pensar , ademàs de uno mismo.
Ahora ya eres padre y por esos enanos debes seguir con una vida limpia y feliz.

Te brindo mis manos de amistad, no te sientas solo, siempre hay alguien que piensa en nosotros,
Un abrazo gigante,

Besitos.

Pd:espero de corazòn que Sebastiàn siga mejor, besitos para èl.

Lizeth dijo...

Que bien que hayas podido sacar todo eso que te causaba tanto dolor, como ya te escribì una vez, las experiencias tan dificiles como la tuya, puden ser un atalaya para otros jòvenes. Dios te bendiga.

OoOo*Tinkerbell*oOoO dijo...

Hola !!!

Ke bn ke sakaste todo lo ke te hacia daño !!

y ps tu padre yo creo ke no hay nada ke perdonarse !!

ahora tu eres padre y lo comprendes más y sabes ke perdonarias a tus hijos por cualkier cosa !!!

salu2 besos

Gabriela dijo...

Felíz viernes Fénix. Un abrazo fuerte :D

Sandra Becerril dijo...

Sigo pegada a tu historia y con el prólogo de esta parte me has sacado algo que traía clavado muy dentro... gracias por compartirla con nosotros, por esa sinceridad y confianza... seguiré regresando... lo sabes no?

Besos y feliz fin de semana

Águila libre dijo...

Hola: Pase a desearte un muy lindo fin de semana.

Te cuidas mucho,

Besos,

Pay