jueves, 24 de mayo de 2007

MIS MOTIVOS

Al dìa siguiente, la señora me diò de desayunar, como si fuera bebè, una sopita de pollo con tortillitas cortadas finamente para que pudiera tragarlas sin mucho problema. Aùn no podia mover la mandìbula sin sentir esas terribles punzadas, me diò mis tabletas para el dolor, encendiò la televisiòn, me regalò una hermosa sonrisa y me dejò solo.

No pude concentrarme en la televisiòn, mi mente hurgaba en mis recuerdos, tratando de encontrar un por què, o serian varios ?

Por la tarde, Silvia regresò de la escuela, comimos juntos, con mucha ternura, me daba cucharaditas de sopa de pasta, de esas finitas para que pudiera comer. Al terminar, poniendose " seria " me dijo:

Muy bien jòven aquì tiene su cuaderno y su làpiz, para que me cuente por que eligiò esta vida tan fea que lleva.

Sinceramente con mucho miedo, tomè los objetos que me daba, estaba a punto de sacar los demonios que me atormentaban y que hasta hace muy poco tiempo, me seguian atormentando. Con mano un tanto temblorosa, comencè a escribir.

Mira Silvia, todo comenzò, creo yo, por mi problema fìsico, el sentir el rechazo de la gente, el que me miraran con curiosidad, como fenòmeno de circo, tòdo esto, quizà me provocò un odio a la sociedad, mismo que no habia descubierto hasta ahora que me dì la oportunidad de analizar las cosas, por desgracia todo esto se diò desde que tengo uso de razòn, imàginate, para un niño tan pequeño, no comprendìa el por que de los rechazos. Pero.. yo creo que mis principales motivos son familiares.

Respirè profundamente, tratando de contener el llanto, y continuè escribiendo.

El principal motivo que desencadenò todo esto es mi papà, no creo que sea malo, quizà las circunstancias lo orillaron a ser asì. Todo comenzò cuando iba en cuarto o quinto año de primaria, en una ocasiòn, mi mamà me sorprendiò gratamente al presentarse a la escuela, llevandome unos sanwiches de jamòn con queso, raro, ya que solo en contadas ocasiònes, si bien me iba me mandaba a la escuela con una torta de frijoles con huevo.

Desde luego, disfrutè como pocas veces de esas delicias, sin imaginar la ingrata situaciòn que me esperaba al llegar a casa.

Cuando fuè mi mamà por mì, la note rara, muy seria, con los ojos rojos y con ganas de llorar, no entendì el por que hasta que llegamos y comenzò la batalla verbal mas terrible que habia presenciado, se comenzaron a insultar, yo con los ojos bien abiertos no atinaba a comprender el por que de la situaciòn, hasta que mi mamà, a gritos me dijo que habìa sorprendido a mi papà con otra mujer.

Todos los de mi familia paterna hemos sido siempre muy... enojones, respondemos con violencia al sentirnos agredidos... yo no era la exepciòn, comence a increparlo, a gritos le reclamè el por que de la situaciòn, con palabras altisonantes, le dije que se fuera con su pu... y que nos dejara....
caras de sorpresa, quizà ninguno de los dos esperaba èsa reacciòn.

(Ahora que tengo un poquito mas de experiencia comprendo que no debì actuar de la manera que lo hice.)

Mi papà no era malo, asì habìa sido educado en èsa rancheria del Estado de Mèxico, allà acostumbraban a tratar mal a las mujeres, por nimiedades las golpeaban, las maltrataban verbalmente era una situaciòn que se aprendìa por generaciònes y que afortunadamente en la actualidad ha ido cambiando.

Mi padre era carpintero y muy bueno, en algunas ocasiònes me llebava a la obra para que le " ayudara " a trabajar, como la mayorìa de los obreros, el Sàbado que cobraba, se iba a tomar con sus amigos, pero no màs, el lunes ya estaba listo para ir a trabajar.
Despuès de este suceso, todo cambiò, comenzò a beber entre semana, los Sàbados llegaba muy tarde y sin dinero, por cualquier cosa se enojaba, maltrataba fìsica y verbalmente a mi mamà, se acabaron los Domingos de paseos, las invitaciònes a comer en la fondita del barrio, cada vez fuè cayendo mas y mas en las garras del alcoholismo. ( èse maldito alcoholismo que a fin de cuentas lo llevarìa a la tumba )

Mi madre se viò en la necesidad de trabajar para darnos de comer a mi hermano y a mì, en el barrio no habìa agua potable en el domicilio, mi mamà se encargaba de llevarla de la toma pùblica a las casas, tambièn comenzò a lavar y planchar la ropa de los vecinos a cambio de unas monedas, cabe aclarar que ella nunca en su vida habia trabajado, Pobre de mi madrecita !!!, debìa terminar rendida !!!, y aùn asì se iba al mercado de una colonia vecina a lavar los puestos.

Yo le decìa que no estudiaria mas, que irìa a buscar trabajo para ayudarle, no me dejaba, decìa que yo tenìa que ser Licenciado o Tal vez Doctor, para que salieramos de èsa miseria en la que nos encontrabamos.

Asì fueron pasando los años, mi padre cayendo cada vez mas profundo, cuando no tenìa dinero para tomar, llegaba a la casa y sacaba las cosas que mi madre con tanto esfuerzo llevava a casa, las vendia y a seguir tomando, para èstas alturas estaba ya convertido en un " teporocho " ( borrachìn ), por esas èpocas me encontraba entrando a la adolescencia, ya habìa tenido un trabajo humilde ( del cual les contarè despuès ) y una tarde negra, la cual habia mantenido olvidada hasta hace poco tiempo, estando en casa, se presentò mi padre competamente borracho, me dijo cosas con voz pastosa, mismas que no entendì, observè que traìa el pantalòn casi a media cadera, le dije que se lo subiera que se veìa mal, que si querìa que yo se lo acomodarìa, enmedio de su inconciencia, no se que entenderìa, furioso se parò muy cerca de mì y comenzò a insultarme, sòlo atinè a bajar la mirada y quedarme callado, asì habia sido educado.
Sentì el primer golpe en el rostro, los demàs en abdomen, costillas y pecho, me enconchè para que no me lastimara màs, no dejaba de golpearme, me inundò una rabia terrible, tratando de contenerla, le dije que no me pegara màs, que no le habia hecho nada, quizà por su coraje se le bajò un poco la borrachera, me tratò como a cualquierr otro hombre, no como a un hijo, me retaba diciendome que respondiera , que le entrara, que no fuera puto, no lo hice, arremetiò de nuevo en mi contra...
ya no pude màs... respondì.... durante unos cuantos segundos, no supe que pasò, la ùltima imàgen que mi memoria guarda, es a mi padre diciendome: ya estuvo, ya estuvo !!!, con el rostro lleno de sangre. Y mi madre entrando a toda prisa con un martillo en la mano.... y sujetada por la vecina.

fuè lo ùltimo que escribì èse dìa, con los ojos llenos de làgrimas y un gran dolor oprimiendo mi corazòn le dì el cuaderno a Silvia, lo leyo y quizà contagiada por la triste escena, llorando tambièn, tiernamente me abrazò y ahi estuvimos no sè cuanto tiempo, limpiando tal vez el alma, èsa alma tan llena de culpa...

29 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

Difícil vida la tuya.

Me recuerda algunas situaciones de mi propia infancia.

Tarde o temprano, invariablemente, pasan factura.

Y si me dices que hay una luz al final del túnel, te creo.

Una cristiana alocada. dijo...

Vaya!! Que historia tan triste.
Jamas vivi cosa semejante pero seguro fue terrible.

La violencia domestica es la cosa que mas odio en este mundo.

Me llena de indignación.

Seguire pendiente de lo demas.

Cardo dijo...

Fuertes y dolorosas experiencias las tuyas querido Fénix. Que triste en particular la violencia intrafamiliar, cuando se es víctima de quien se supone debe protegernos. Espero que ya todos esos dolores hayan quedado atrás.

Un fuerte abrazo!

Cardo.

Mario Guevara dijo...

Esta experiencia de vida tuya, como todas las demas, me animan a seguir adelante, y fuerzas me dan. Las palabras que escribes, se ve que las escribiste con algun sentimiento, y eso es lo mejor de todo, almenos para mí.
Creo que es bueno, recordar aquellos momentos, por doloroso que sea el tenerlos, almenos asi considero yo, ya lo había dicho antes.
Sigue adelante, saludos.

marely dijo...

Aquí andamos dando la vuelta, conociendo como es tu vida en todos los momentos, a veces hay momentos duros y otros no tantos... pero siempre es bueno poder decirlos y sentirnos un poco mejor, es buena terapia no crees? un abrazoT!

Maese dijo...

Caray compa, esto si está cabrera, no cabe duda que usted ha vivido más de lo que cualquier ciudadano común. Espero que todas estas experiencias sean para bien en la actualidad.
Saludois

Cardo dijo...

Ah! me gustó mucho la música, sólo había oido hablar de Vicente Fernández pero no había tenido la posibilidad de oirlo. Por cierto, te cuento que a mi me encanta Javier Solís.

Cómo sigue Sebastián? Espero que a cada momento mejor.

Muchos saludos y feliz fin de semana!

°°**CoR¡**°° dijo...

hay experiencias duras, unas más ke otras lo bueno es superarlas..

saluditos

ciaooo

Panchy dijo...

Ufff, sin duda son momentos demasiado desagradable, tristes y amargos.
Igual nos dejan enseñanza a seguri y no cometer los mismo errores que quizàs se pudieròn evitar.
Suerte, y fuerza.

Buen fin de semana.
Besitos.

Espero que el pequeño Sebastiàn siga mejor, mis besitos para èl.

Eddy dijo...

Hola

Que fuerte tu escrito!!!pero todo este tipo de situaciones engrandece...
Me alegro mucho que Sebastian este mejor...

Te dejo cariños...

Águila libre dijo...

Hola:

Muy fuerte el escrito, pero al igual que yo, sabiendo como es sentir cuando te golpean, prometí que jamás les pegaría a mis niñas, y asi lo he hecho. Supongo que tu también.

El alcohol destruye no sólo a la persona que toma, tambièn a la familia y lleva a la pobreza. Se acaba la conciencia y ya nada es importante, solo tomar y tomar.

Tu papá estaba enfermo, no lo juzgo, sólo intenta dentro de tu corazón de perdonarlo. Eso te hará bien a ti. El ya no está, tu si, y tienes que sacar esas penitas de tu corazón para sentirte libre.

Te quiero mucho, cuidate,

un beso,

Pay

Lizeth dijo...

Aunque no tuve una experiencia como la tuya pudo entenderte, mi padre tambien fuè alcoholìco por muchos años, y aunque la violencia fìsica era poca, habìa violencìa verbal y emocional. Yo durante ese tiempo tuve mucha rabia hacia el, pero luego Dios puso perdòn en mi corazòn y ademàs cambiò la vida de mi padre,en sus ùltimos años fuè totalmente diferente por lo cual estoy muy agradecida.

Mariana dijo...

El tema del alcoholismo me toca directamente y me mueve muchas cosas. Me entristece, me llena de sentimientos que directamente no puedo descifrar ahora. Te mando abrazos apretados.

Mariana.

OoOo*Tinkerbell*oOoO dijo...

Hoola !!!!

o.O

Ps ke dificiles situaciones!!

esta muy triste !!!

Peroo yo odio la violencia ¬¬

grr!!

La violencia no debe existir !!

salu2
P.D.Estrene tu C-Box ¡¡¡envidiieenmeeee!!! jajaja besos

La Libélula dijo...

Que dolorosos han de ser tus recuerdos, lamentablemente muchas veces, siempre en realidad, el alcohol destruye y degrada y todos sufren, pero más aún los que ven como las personas que amamos caen en ese fondo tan oscuro y muchas veces sin retorno.

Te sigo leyendo, cariños amigo

Yve

Lectora dijo...

Querido Fénix,
De niña creía, literalmente, que existían las hadas y las varitas mágicas y pensaba que teniendo una podía pedir cuanto quisiera...han pasado muchos años, muchos.
Mis deseos han cambiado con el paso del tiempo, entre todos esos deseos actuales, si tuviera una varita mágica el primero que llevaría a cabo sería.. borrar de la cabeza de tantos miles y miles de niños, esas experiencias terribles que te marcan tan duramente la vida, sin ellos pedirlo, sin merecerlo, que no existiera un solo niño " de la calle" y que pudieran vivir una niñez hermosa, no importando lo económico ¡sólo una niñez hermosa!....¿ con solo tortillas? sí, pero con mucho amor.
Un gran abrazo.

Águila libre dijo...

Buenos Dias Fenix: pase a saludar, espero que estés muy bien.

Un fuerte abrazo,

Pay

Clau dijo...

HOla.. Te cuento que el viernes entré en tu blog y me impresionó mucho, tuve que recorrerlo todo, te leí desde el principio. A veces me imaginaba que estaba viendo una película mexicana (soy de Chile). Solo deseo para ti que tu corazón sea capaz de perdonar todo el daño que te hicieron en especial tu padre, como dices en tu relato el fue criado de esa forma y no tuvo en su camino una persona, ni la oportunidad que tú has tenido, de entender y darse cuenta que el camino que habia escogido no era el mejor y que existian otras alternativas.

Dra. Kleine dijo...

Ayyyyyyyyy
cada vez se me hace chiquito el corazón.
Mucho.

Sandra Becerril dijo...

Ando aquí de nuevo leyendo tu historia... es increible, pero este tipo de vida es la que te hace ser así, alguien sumamente especial. El hecho de haber superado tantos obstáculos hace que te admire más.

Y de nuevo: mil gracias por haber estado en contacto, por sus oraciones, por tu amistad. Estoy conmovida hasta los huesos y no sé cómo agradecerte que hayas estado conmigo en esos momentos tan dificiles.

Y gracias también a todos tus lectores por sus comentarios, sus oraciones, buenas vibras... de todo corazón mil gracias. Sebastián y yo siempre los tendremos con nosotros.

Maquiavélica dijo...

Niño como le haces para escribir tan bien¡esas experiencias¡¡¡¡q padre q ya seas otro y hayas cambiado un buen¡¡¡¡
saludame a tu niña¡¡¡¡
besitos maquiavelicos¡¡¡¡¡¡
eres maravilloso

Marilú... dijo...

chale.. me siento impotente de leerlo en muchas ocasiones..
que dificil.. y cada que te leo te admiro más.. (respecto a lo de mi meme.. si es verdad noes broma)
1 abrasote bien fuerte... te lo mereces!

Mariana dijo...

¡Gracias por los ánimos!

∂Væ ƒæNiX™ dijo...

Siempre uno que viene a este lugar sale con una mentalidad analitica... un abrazo... :)

Mis Nuevos Aires dijo...

Todas las experencias.. por mas fuerte que sean nos dejan enseñanzas, y tu vida ha sido dura.. lo importante es mirar atras y darse cuenta todo lo que se ha avanzado..

Sldos,
Clau

Caramelo de Cianuro dijo...

Qué bueno que, a pesar de haber vivido una infancia tan difícil, hayas llegado a comprender que tu papá, lejos de ser malo, sólo se comportaba como a él le enseñaron. No es que eso lo justifique, pero sí es un paso importante que dar cuando volteamos hacia atrás e intentamos comprender porqué nuestros padres hicieron tal o cual cosa.
Un abrazo.

Erika. dijo...

Fénix, creo que nadie debería vivir experiencias como esas... menos aún de niños, ¡y nunca de un padre!.

Estoy segura que cada una de nuestras vivencias tienen una razón de ser, al final del camino.

Has salido adelante, eres un hombre de exito... renaciste de las cenizas. Te admiro :)

Muchos saludos!

princess olie dijo...

Ahora entiendo
el por qué de tu nick:
"Fénix".

Supiste renacer
desde tus propias cenizas,
desde tu pequeñez,
y eso te ha hecho grande.

Grande.
Y maduro.

No temes exhibir tu corazón,
tu raíz:
hay valentía en ello.

No sientas culpa.
Mi abuela decía
"el que siembra vientos,
cosecha tempestades".
Lamentablemente,
tu padre hizo eso
y tú al defenderte
le devolviste su cosecha.

Pero eso pasó.
Ve lo bueno que te ha quedado.

Rudo o no,
alcohólico o no,
tu padre siempre será tu padre.

Y gracias a él,
la tierra se inunda hoy
de tu presencia.

Y de seguro que alguien
da gracias por ello.

Y nosotros,
también:

olie

Gabriela dijo...

Te admiro por el valor que estás teniendo de contarnos estas cosas tan íntimas. Esta forma de enfrentar todo esto que te ha atormentado por tanto tiempo y de compartirla te va a ayudar mucho a sanar.

Yo también viví lo indecible, pero mi familia me ha pedido que por favor deje de ser tan "indiscreta" con mis cosas. Por respeto a ellos me he callado, pero sé que algún día necesitaré desahogarme.

Perdón por no haber venido antes. La verdad es que tu blog es de los que me gusta leer en paz y en silencio, y pocas veces encuentro momentos así. Pero aquí sigo, tu fiel lectora.

Bendiciones, Fenix :)