jueves, 6 de mayo de 2010

LA MANO DE DIOS

Últimamente, Nixfé ha tenido muchas cosas en que ocupar su mente. Un largo y hondo suspiro sale de sus pulmones. Hasta antes de que estas líneas fuesen creadas tal parecía que una venda densa, pesada y oscura estuviese puesta sobre sus ojos. Impidiéndole percatarse certeramente que contrariamente a la tesis que sostenía tercamente; de que la vida le había convertido en un bueno para nada. En un perdedor en toda la extensión de la palabra.
Entrecierra los ojos, ahora que la venda ha caído ya no contempla en su mente esa imagen suya de un ser maltratado en extremo por la vida, por el destino. Abre los ojos, inhala una bocanada de humo y mientras contempla el humo azul elevarse hacia las alturas. Esas alturas que una vez pensó conquistar y que por situaciones fuera de su control; se convirtió en una angustiosa caída en picada.
Analiza con otra óptica lo que antes creía que era una larguisima racha de mala suerte. Posiblemente el dolor le hizo colocarse esa venda, para que a manera de anestésico el dolor disminuyera un poco. Cierra los ojos nuevamente y en su cerebro puede observar la imagen del personaje tal vez mas incomprendido de toda la historia: Judas Iscariote.
De siempre ha sostenido la firme creencia que este personaje ha sido injustamente juzgado por generaciones por el ruin acto cometido. Pero… para que los sucesos se desencadenaran y concluyeran de esa forma, él. Judas fue convertido en un mártir no reconocido, odiado e insultado hasta el cansancio generación tras generación por el triste papel de traidor que su destino le tenía reservado.-
Pero… a fin de cuentas si no se hubiese llamado Judas, podría haberse llamado panchito, paquito o Juan de las pitas. El hecho es que, Nixfé ha entendido que no se puede escapar de su destino. Tal como sucedió con este personaje bíblico. A él también le ha tocado un personaje nada agradable. Cuando Nixfé era creyente, no practicante, de la iglesia católica. También había juzgado, injuriado y despreciado a este personaje, sin tener plena conciencia de el por que. Simplemente por que así se lo habían dicho sus padres, que Judas fue un ser despreciable, indigno de compasión alguna por haber vendido al salvador a cambio de unas cuantas monedas.
Dice una sentencia por ahí que a nadie se le prodiga mas dolor que el que puede soportar, que el dolor otorga mas fortaleza… y Nixfé sabe mucho de eso. Sin embargo entiende que cuando el dolor es sentido en carne propia, es mas soportable. Sin embargo a él le ha tocado quizá el dolor mas cruel, el que hace que el acto de derramar sal y limón en una herida abierta en carne viva se convierta en un juego de niños. Este es el dolor que provoca el observar sufrir a los seres queridos… sin poder hacer nada…
Este dolor es el que ha postrado de rodillas a Nixfé pidiendo clemencia para que la tortura termine… para que su madrecita esposa e hijos no sigan siendo azotados por el dolor de la miseria.
Una amarga sonrisa intenta plasmarse en sus labios al recordar el concepto que la gente tiene de él. Eres un guerrero, un luchador… desde el momento mismo que venciste a la muerte. -Le han dicho algunos- Las lágrimas se niegan a salir para purificar el dolor, la gente dice que eres un tipo duro, que tu rostro refleja la dureza de la piedra, tu mirada el filo de la espada.
Pero él, en su interior sabe que no es mas que un pobre niño asustado, sin el derecho a derrumbarse por temor a hacer sentir aún mas mal a sus seres queridos.
Pero… la venda ha caído, su fe renace nuevamente. No supo observar la verdad cuando, su querido compa, cuando su amadísima Pay le tendieron la mano, le ayudaron a levantarse por unos instantes del suelo. No comprendió la bendición de la que fue objeto. Él tercamente seguía pensando que no era mas que un limosnero, su autoestima fue duramente golpeada. Por un lado atesoró un agradecimiento infinito para aquellos que, prácticamente sin conocerlo, no habían dudado un instante en tenderle la mano para ayudarle a cargar el peso de su cruz.
Pero por otro lado, él que siempre había salido adelante sin ayuda de nadie, muy en su interior, se sentía poco menos que basura. Trató y consiguió aquilatar el apoyo entendiendo que no era dinero lo que había recibido de esos grandes seres humanos. Fue un acto de amor, de ese amor puro que tristemente muchas personas pasan toda una vida luchando por alcanzar sin lograr su cometido hasta el fin de sus días.
Ahora la historia se vuelve a repetir. Ahora, la sonrisa que termina por mostrarse en los labios de Nixfé no es una mueca, no es un símbolo de amargura. Ahora la venda ha caído cuando otro maravilloso ser humano le ha tendido la mano, igual, sin conocerle; sin saber a ciencia cierto si lo que Nixfé ha relatado es una realidad o una triste mascarada para sacar provecho.
Mi estimado Florentino, tus deseos han sido cumplidos y no puedes imaginar tal vez la mirada de ese pequeño al contemplar su ropa nueva, precisamente el pasado 30 de Abril, el día del niño. Esa sonrisa de alegría y ese gesto de no comprender cuando Nixfé le explicó que tenía su ropita gracias a ti.
¡La venda ha caído! Nixfé ha entendido por fin que, estos actos de solidaridad, de amor bien valen la pena todo el dolor vivido. Al igual que Judas Iscariote quien fue un instrumento para determinado plan, Nixfé tuvo que sufrir un angustioso dolor para conocer el verdadero amor.
Mi querido compadre Pato, mi amadísima Pay ; mi estimado Flortentino. Nixfé por fin ha comprendido que… ustedes han sido el instrumento… han sido… ¡LA MANO DE DIOS!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenemos que entender que lo unico que no se puede remediar es la muerte compadre, uno ayuda cuando y hasta donde uno puede, y en verdad debe de ver en esos actos que Dios nunca lo ha dejado a pesar de todo lo malo que ha pasado, tiene que ver que entre las cosas malas, hay pinceladas de cosas buenas, como dice, la gente que sin conocerlo le brinda la mano, no puede ser nada mas que Dios, o el universo, o como le quiera llamar, que chido lo que hizo Florentino por Angelin, eso es saber bendecir a la gente.
Un abrazo
Malhechecito

Ambary dijo...

Entre por un impulso de mi ser, querido amigo y hermano en la distancia, siempre es digamos una terapia compartir. Ante todo quiero brindar mi respeto por su existencia y leyendo comprendo que con su hija y por lo que menciona sobre la misma, fue todo un entrenamiento de su fortaleza y sabiduría para apoyarla. Ella ha hecho elecciones que le dan buenos frutos y eso es lo que al final importa y tiene valía.

Con su pequeño ángel le diré que tiene un Ser que le brinda un alimento maravilloso para el ser que habita en usted. Quiero enviarle una abrazo energético y un beso para cada miembro de su familia y para usted lo mismo!! Algo dentro de usted se ha transformado y se bien que pronto llegaran a usted esos regalos que el Universo tiene ya para usted y su familia.

elbibis dijo...

Mi hermano, no había visitado los blogs por que gracias a Dios he tenido mucha chamba... pero aquí estamos. Muy buena la reflexión, me da mucho gusto que tengas otro estado de ánimo, porque eso es abrir la puerta a todas las bendiciones que están por llegar. Un abrazo, y muchos saludos para Ángel.

Pequeña Saltamontes dijo...

Esos detalles son precisamente los que nos ayudan a conservar la fé.

Hay mucha gente que nos estima y dispuesta a ayudarnos.

Sólo tenemos que mirar más allá de nuestras miserias personales para darnos cuenta.

Guerrero dijo...

Me alegra que todavía haya gente que sólo ayuda.
Y me alegra que no pienses que estás mendigando, porque cuando pasa eso es má difiícil levantarse.
Que estés bien y que bueno verte más animado.


saludos

Dragonfly dijo...

Ya ves Fenix... por eso no debemos perder nunca la fe.

Saludos!

✈єℓιzα™ τσdσs lσs Dεяεcнσs яεsεяvαdσs cσρчяιgнτ dijo...

Veo que renaciste mi querido Fenix... tenia mucho sin venir a verte, disculparas... pero ando metida en otros asuntos... sentimentales al fin... saludos!

AndreaLP dijo...

En ésta vida, TODO pasa por una poderosa razón. Para que nos sacudamos, para que valoremos, para que crezcamos. Sé que lo entenderás pronto.

Un abrazo y todo mi amor.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No creo en la predestinación calvinista o el Karma y entiendo que duela ver sufrir a tus seres queridos prefiriendo ser uno mismo quien reciba esos castigos.

Pero si se supone que no llevamos más carga de la que podamos soportar, ¿por qué nosotros mismos nos vamos a echar los bultos de los demás? Lo que debemos de hacer es ayudar a otros a llevar mejor su peso.

No se humilla quien pide desde un corazón bien intencionado y así es el tuyo. Quizás muchos no tengamos los medios materiales para ofrecerte nuestra mano...pero siempre habrá alguien que podrá hacerlo en determinado momento.

Saludos afectuosos, de corazón.