jueves, 31 de julio de 2008

NIÑO FELIZ ( Parte uno )



Eta vez, trataré de narrar a ustedes, los pocos momentos de felicidad que viví cuando era apenas un niño de escasos siete años... eran los principios de los años setentas, por aquel entonces habitabamos en un pequeño cuartito de vecindad, allá por la colonia moderna en el Distrito Federal. Lo primero que viene a mi mente es el triciclo rojo, propiedad del hijo de la dueña de la vecindad. Honestamente no recuerdo su nombre, lo que si recuerdo es que seriamos mas o menos de la misma edad y que para nada era envidioso, me permitia montar el triciclo y me empujaba para que pudiese disfrutar del vértigo de la " velocidad ", como todos los chiquillos, yo no tenía llenadero, quería mas... una noche mientras mis padres dormían, salí a hurtadillas del cuartito... ahi estaba el triciclo, solito. De inmediato aventé mis muletitas y monté en él... solo un pequeñisimo detalle me había pasado de lado... quien me impulsaria para emprender la carrera ?, acaso estaria ahi, sentado, sin moverme por el resto de la noche ?. No señor !!!, algo tendría que hacer...
Muchas veces había observado como mi amiguito impulsaba el pequeño vehiculo con sus piernas... lo intentaria... sí, lo intentaria... coloqué mi pié izquierdo sobre el pedal... el derecho como pude lo acomodé sobre el tubo que conecta con el manubrio y lo sostuve con la mano derecha para que no estorbara. Ejercí presión sobre el pedal... el vehiculo se movió solo unos cuantos centímetros, lo volví a intentar, ahora con mas fuerza... avancé un poco mas.. mas fuerza... Esta vez el pedál casi giró por completo... Lo tenía ( desde luego no tenía la mas mínima idea de lo que era la inercia ) un solo pedalazo, con todas mis fuerzas bastó para que el pedal diese un giro completo, de 360 grados... ahora solo bastaba no perder el impulso inicial... seguir pedaleando... No sin pocos trabajos, logré controlar el manubrio y al mismo tiempo sostener mi pierna derecha... y asi estuve durante no sé cuanto tiempo vuelta y vuelta por el patio !!!. Hasta que la velocidad que llevaba, sumada a una piedra o no sé que cosa, me lanzó al suelo, armando tremendo estrépito al caer exactamente sobre un montón de cubetas metálicas colocadas junto a la toma de agua.
Por el grán escandalo que armé, la hija mayor de la dueña salió de inmediato, me levantó del suelo, limpió con su mano las pequeñas gotas de sangre que salian de mi boca y me dió un beso mientras me abrazaba tiernamente en su pecho ...
El raspón en el codo y el labio reventado, valieron la pena amig@s !!!. Esa hermosa noche me percaté por primera vez que si podía, que si lo intentaba una y otra vez, podía realizar las actividades que los adultos se empeñaban en decirme que no podía hacer !!!
Desde esa vez... los pilotos de coches de carreras, me quedaron chicos !!! yo era mejor conduciendo aquel bólido de metal a altas velocidades, y con solo una pierna !!!

En el siguiente capítulo, contaré a ustedes de mi primer ( y única ) fiesta de cumpleaños, de como aprendí a leer y una que otra anécdota durante mi estancia en esa vecindad de la calle de Pampas... en la colonia Moderna.

Gracias por estar aquí, compartiendo conmigo esos bellos recuerdos de mi niñez...

17 comentarios:

Angélica dijo...

Qué lindo Fénix, es como cuando una aprende a andar en biciclete, y cree que no puede, pero tanto lo intenta que lo logra. En tu caso tiene más valor aún porque lo realizaste con una pierna. Te felicito por tu mentalidad ganadora. Eso es lo que se necesita en esta vida, nada más.

Como siempre me gustó tu narración tan llena de amor.

Muchos cariños para ti.

Dragonfly dijo...

Me encanta ese triciclo, yo tenía uno pero era color rosa.

besos ;)

Evan dijo...

Te das cuneta por qué te dije una vez que te admiraba?? Si nos demostrás a cada paso que has sido un luchador desde chiquito.

La vida te hizo tan fuerte que no te imaginas...

:)

Un beso, Héroeeeee!!

Anónimo dijo...

Me gusta mucho la forma en como luchas fenix, desde que eras un niño, haz tenido esa fuerza de voluntad enorme para luchar.
te felicito
saluditos
maru de chocolate

Angie Sandino dijo...

Que ternura me has dado Javier, casi te pude ver en ese patiecito de la vecindad con tus siete añitos y haciendo proesas en el triciclo a pesar de la advertencia del "no podrás"... pues viste... si pudiste y puedes miles de cosas!

Un fuerte abrazo lleno de admiración y cariño!

Feliz finde!

AndreaLP dijo...

No cabe duda de cuando se quiere, se puede. Somos nosotros los que nos ponemos limitaciones!

Casi pude verte dando vueltas en el triciclo y me imagino el gran esfuerzo que eso significó para tí.

En verdad admiro cómo toda tu vida has sido capaz de sobreponerte a las circunstancias y salir adelante, Fenix.

Un beso y abrazos.

Malhechecito dijo...

Andele ya ve como si se pudo(puede), asi es compadre las barreras se las pone uno mismo, hoy se me hizo corto el post compadre, pero creo que asi esta bien para mantener la emocion.
Un abrazo

Guerrero dijo...

Orale, vez sòlo es cuestión de creer en uno y proponerselo para lograr sus objetivos

Desde mi servicio comentandote, pàra pasar el rato y actualizarme en la vida de internet

Tengo realmente mucho sueño y no he tomado nada de agua ni casi comido desde hace como 6 o más horas así que si lo que escribo suena raro ignoralo.


Buscando una nueva despedida...

blackeagle-italiano dijo...

Y para mi es un honor que nos permitas leer sobre tu vida.

Las bicicletas siempre atraen a todo niño. Yo solia andar horas y horas dando vuelta a lo tonto por todos lados. No la soltaba. Me di buenos golpes en incluso hasta casi pise a una serpiente un día con ella jejeje

Saludos.

angel dijo...

hola fenix!! sabes llevo ya algo de rato leyendo tus narraciones y de verdad que se me hacen muy interesantes espero esto no te moleste, por lo poco o mucho que he leido te me haces una persona muy emprendedora y super autosuficiente y por lo que veo desde pequeño lo mostrabas , sigue asi que nada te cuesta creo hechale muchas ganas saludos !!!

Srta. Maquiavélica dijo...

ay ni me gusto esta historia de tu niñez¡¡¡ q lindo era aquel niño para prestarte su triciclo¡¡¡ si quieres yo te presto mi bici vale??
me encanta tu manera de contarnos las cosas felix en serio q eres súper fuerte¡¡¡¡
saludos a tu hija

Mariadnne dijo...

Vaya..asi que tiene a quien salir ese pequeño hacker que se oculta en algun rinconcito de tu corazon..

Mira..el tomó desprevenido tu computador..y tu tomaste en las sombras de la noche su triciclo al vecinito..!!

Humm, esto hay que averiguar quien le lego el ADN a quien..ambos fueron pillados in fraganti en los hechos..claro que a ti te delato el dolor..a el su bello dibujo..!!

jeje bella historia de vida amigo..
un gran abrazo desde mi Chile natal..

.sigue escribiendo es muy grato leerte como ya te lo he comentado otras veces..

Mary

∂ZuL™ dijo...

Oiga tocayo muy lindo como siempre, que hermoso es recordar tiempos en que la inocencia era mas linda y nos hacian ver la vida de un modo mas simple, sencillo y con mucha imaginacion para poder recrear mundos diferentes al actual, cierto? que pases un bonito fin de semana tocayito!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Uno como que se siente culpable de haber tenido tantos momentos de alegría cuando niño al leer estas historias; sé que no era tu intención, pero igual te lo quería decir. Dentro de todo, no cabía reprenderte por lo que hiciste a hurtadillas...era la lógica ilusión tuya como infante.

Aprovecho de saludarte por estar entre el grupo de Colaboradores de Campaña durante el pasado mes. Acércate al comando de campaña, que tienes un premio. Saludos afectuosos, de corazón.

lully desnuda dijo...

Hola Fenix!!!

Rico que nos cuentes esa anécdota y que quede como reflexión para todos los que te lean para que no coarten a los niños, muchas de los talentos son apagados por los mayores y este ejemplo simple es una muestra de que no hay que menospreciar al ser humano.

Un abrazo desde mi alma!

bellota_b dijo...

Que lindo y nostálgico recordar la primera vez en rueditas.Tu sacrificio sacó sonrisas,chichones,sangre y un susto de parte de tu vecina.
Como siempre haces recordar mi niñez....te sigo leyendo Felixxxxx!!!

Un cariñuuuu gigante!!!

Luthien dijo...

Oooohh que chida historiaaaa!

Yo amé mi triciclo, aunque no se donde ande =(