viernes, 25 de abril de 2008

LA PÁNFILA



Como les había dicho la ocasión anterior, esta vez contaré una historia relacionada con mi amiga La Pánfila, aquí les dejo su ficha técnica para que se den una idea de como era ella .
La imagen no corresponde a la verdadera Pánfila, me deshice de ella hace mas o menos unos cuatro años y medio.

FICHA TÉCNICA

Nombre: Pánfila
Calibre: 9mm corto (9X17mm)
Peso: 625 gramos
Cañón: de dos pulgadas y media, estriado a derechas.
Longitud: 160mm
Altura: 110mm
Anchura: 30mm
Distancia entre miras: 110mm
Cargador: 7 cartuchos
Seguro manual: de aleta bloqueando la corredera y el disparo
Seguros automáticos: de acerrojamiento incompleto (impide el disparo si la corredera no está completamente cerrada), de caída (martillo), de empuñamiento (mediante presión al empuñar el arma en la parte posterior).

Serian aproximadamente las nueve de la noche, por fin habia terminado un trabajo urgente que estaba pendiente de salir, mi secretaria se había marchado unos instantes antes, me encontraba solo en mi privado y creo que en todo el tercer piso de las oficinas gubernamentales donde prestaba mis servicios, me acomodé en mi sillón y cerré los ojos por unos instantes, despues de ello bebí lentamente el café que aún quedaba en la taza.
Realizé movimientos circulares de cabeza, para destensar los músculos del cuello, para relajarlos y abrí el cajón derecho del escritorio. Sabia que ahi la encontraria, vestida con su lúgubre ropaje.

me coloqué la sobaquera, me calcé el saco y salí de la oficina con rumbo a casa, en busca de un buen duchazo de agua tibia, otra buena taza de café y la acostumbrada lectura de un cuento a mi pequeña Xochitl.
A las puertas del edificio me detuve unos segundos para encender el consabido cigarrillo que me acompañaba hasta la terminal de microbuses, a una escasa cuadra de la institución, mi mano solo encontró un paquete vacio, lo arrugué y lo tiré al bote de basura, hasta mañane jefe, que descanse.. fué la despedida del elemento de seguridad que estaba de guardia esa noche. Hasta mañana mi Paco, que sea leve la jornada fué mi contestación acompañada de un ademán con mi mano a manera de despedida.
Para mi buena suerte, el vendedor ambulante que me surtia de mis cigarrillos preferidos, se encontraba levantando su puesto, compré un nuevo paquete de mis moore
encendí uno de ellos y me encaminé a abordar mi transporte.
Instantes después del saludo con el despachador abordé el micro y curiosamente ocupé el último asiento, del lado derecho. Digo curiosamente por que por lo regular me gustaba viajar en los primeros asientos.
Mis compañeros de viaje eran mas o menos diez, tal vez doce personas.
El recorrido fué normal, en el trayecto abordaron el autotransporte mas personas, ocupandose asi la totalidad de asientos, ya casi para salir del barrio bravo de Santa anita, abordó un chico, como de unos 20 años, delgado con una sudadera holgada color azúl y gorra beisbolera de color negro, algo me indicó que la cosa no estaria del todo bien, con mirada penetrante observó a todos y cada uno de los pasajeros, quienes tal vez por el cansancio no se percataron de la extraña mirada del tipo.

Por unos segundos nuestras miradas se fijaron el uno en el otro, él desvió su extraviada mirada - signo inéquivoco de que se encontraba drogado - hacia un punto inexistente. Acto seguido se dirigió al chofer, con la mano derecha bajo la sudadera, como si ocultase algo. Con palabras altisonantes le ordenó que apagara las luces. Que era un asalto y que si nos portabamos bién no pasaria nada malo.

Mi mano voló a la funda de la pánfila sin embargo solo pude liberar la correa que evitaba una salida accidental del arma. La chica que iba sentada a mi izquierda comenzó a entrar en pánico. Su temblor y sus sollozos que amenazaban con convertirse en gritos me desconcentraron; rodee su cuerpo con mi brazo izquierdo, ella apretó su menudo cuerpecito contra mi costado, dificultando asi la extracción de la Pánfila

El chico, de manera soez, y sin sacar la mano de debajo de sus sudadera - a la altura del cinturón - ordenaba a los pasajeros, hombres y mujeres por igual. Que entragaran sus pertenencias, ellos con caras pálidas obedecian sin chistar. Mi mente sacaba conclusiones rápidas... tal vez no esté armado... tal vez solo sea una pantalla ... pero que tal que sí trae arma de fuego ?... o tal vez un puñal ?
pero la chica seguia apretujandose contra mi... y todavía es necesario cortar cartucho... que hago... que hago ... ?
El chico se acercaba a nuestra posición, faltaban tres asientos... dos... uno...





En el último instante actué por instinto, con el antebrazo separé levementa a la chica y mi mano derecha voló hasta la cacha de mi pistola !!!, la Pánfila obedeció y se encontró de pronto con la cara del chico, quien cambió la expresión... ahora estaba asustado !!!
La prepotencia y la violencia verbal mostradas segundos antes fué precedida de balbuceos y súplicas, me rogaba que no lo matara, que robaba por hambre, por necesidad - bah !!! que buen chiste !!! - que tenía a su madrecita enferma, que ni siquiera portaba arma alguna y otras locuras más.
La chica no pudo mas y comenzó a gritar histérica. Un pequeño lloraba desesperado
mi mente se encontraba extraviada, embotada, la ira comenzaba a hacer presa de mi.


De rodillas cabrón !!! - el chico obedeció, comenzaba a llorar - Abre la boca hijo de la chingada !!! - con el pánico en los ojos abrió la boca - Una infinidad de murmullos llegaron a mis oidos. Mátalo, rompele su madre !!! gritó una voz femenina
Mi dedo índice acarició el gatillo del arma y ejerció una presión leve...











Saqué el cañón de su boca y me senté de nuevo, pedí a otro pasajero que lo revisara... no estaba armando... le ordené que pusiera los objetos frente a él... poco a poco su cara comenzó a recobrar su color con la cabeza le hice una señal para que bajara del vehiculo, lo hizo apresuradamente, no sin antes haber recibido sonora patada en el trasero. Propinada por el pasajero que lo revisó.

Yo encendí un cigarrillo y me acomodé en mi asiento, los murmullos fueron creciendo, la tensión iba descendiendo poco a poco, cada pasajero pasó a recoger sus pertenencias. Y como todo buen mexicano, no faltó quien quisiera tomar algo que no era de su propiedad.

Guardé a la Pánfila en su habitación. En ese momento me dí cuenta que no habia cortado cartucho... de haber estado armado el chico... me habria perdonado la vida ?
yo creo que no.... deberia estar mas concentrado la próxima vez... que ojalá no sucediera nunca.

El micro continuó su trayecto, el chofer ya no hizo parada alguna. Descendí en la esquina de mi casa y me dirigí a mi hogar... aún tenia un cuento que contar a mi niña...


En la foto de abajo se puede apreciar a mi querida Pánfila... ahhhh como la quise a la condenada !!!

19 comentarios:

Guerrero dijo...

Me imagino yo con tanta seguridad caminando a las 6:30 de la mañana, cómo actuar si alguien tratara de saltarme? bueno no lo sé en este momento pero que surte que sólo fuera una simple pantalla la de ese tipo y hasta hí se cabe la historia

mariadnne dijo...

Fenix..

Odio las armas desde siempre, pero entiendo que era parte de tu vida--

Hoy nos puedes contar tu historia sin remordimientos..pero otra habria sido si ese delincuente hubiese actuado en forma mas visceral..

Yo casi que siento que en este mundo las malas copias de seres humanos descerebrados..es Universal..

En todas partes se viven situaciones parecidas..aqui no es la excepcion.-.-y la delincuancia es cada vez a mas temprana edad por el flagelo de las drogas..y los innumerables niños que crecen sin direccion..educacion..y el amor de un ser humano responsable de su venida a este mundo..que de Hermoso..solo lo que podamos hacer de el..

Un abrazo..siempre es un placer leerte..!!

Mary..

Cardo dijo...

Qué aventura mi querido Fénix... serias pudieron ser las consecuencias si el tipo hubiese actuado más alocadamente o si tú te hubieses dejado llevar por la rabia... qué bueno que todo salió bien.

Pasando a otra cosa, gacias por tu apoyo mi querido amigo, Luquitas, el bebé, está evolucionado bien, hoy le hicieron examenes y va mejor, el Domingo le realizarán nuevamente, esperemos que vaya aún mejor.
Infinitas gracias nuevamente.
Un fuerte abrazo!!!
Cardo.

Luthien dijo...

NO TE PASESSSSSS
JAJAJA Que miedo, nombre que momentos viviste con la Panfila eehh

Me cayó mal la histérica o seaaa jaja

MALHECHECITO dijo...

Nombre compadre, pense que habia entrado al blog de los hermanos Almada je je je, pues ta' cabron en esas situaciones, yo le tengo un panico a las armas que olvidese, y es que he visto balazos pero si bien cerquita.
Un saludote

Puckis dijo...

en especial
los ultimso tres post
contando este
se me han hecho muy entretenidos
no se si por la sinceridad absoluta
que en si, me encata de este blog
o por la forma fresca en que platicas las cosas
siempre un gusto pasar por aqui!

siento que eres un amigo mas
uno de mi edad que me cuenta sus travesuras
pero uno que sabe que hizo mal
y que ha reparado daños
por eso me gusta aqui!

bellota_b dijo...

STARKY & HUTCH ,supongo que tu eras starky,el siempre me gustó jajajaja...ahora no tenía idea que eras tan rudo,uy!!! hasta me parecio afrodisiaco jaajajaja (bromis)


Tus 8 secretos no los he hecho,cuando me haga de valor lo hago....(creo) jajajaja


cariñussssssssssssss

Dragonfly dijo...

Uf! me quedé pasmada, de seguro como el chico ese.....

No manches!!! me asusté.

Saludos!

lully desnuda dijo...

Increible Fenix todo. Estuviste de suerte que el ladrón estaba desarmado. Las armas no me agradan nada. Es que la vida la dió Dios y no hay nadie con derecho a terminarla.
Me alegro que hayas tenido esa valentía y que finalmente no hayas tenido que usar esa arma.

Besitos nocturnos de sábado para tí!

Gardagami dijo...

See Please Here

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Las armas las carga el diablo, siempre he pensado en ello...aunque soy malo para los golpes, jamás he pensado en un arma de fuego para defenderme.

Estuviste a un tris de matarlo...aunque haya sido en justificada defensa propia, creo que igual eso te hubiese penado si lo llevabas a cabo.

Una duda...¿eras parte de algún cuerpo policíaco o tenías la arma como particular? De ser lo último, ¿tenías permiso para el porte en vía pública?

Saludos cordiales.

Mariana dijo...

¡Órale, la foto está genial! No pues la verdad no creo que te hubiera perdonado la vida. A mí lo de las armas no me late nada nada... pero en este caso Pánfila resultó ser de utilidad y nadie salió lastimado.

¡Besos!

Mariana.

PoNyErY dijo...

Pos yo la neta le tengo miedo a las armas...
Me gusto tu forma de relatar este post!
Saluditos de inicio de semana!

La LLama Violeta dijo...

odio esas panfilas.. y en mi casa la hay... q terrible eso... la detesto...

saludos violetas...

Nube Gorda dijo...

Uta males, q miedo, hoy asaltaron una camioneta de valorea aqui a mis espaldas, fueron 9 disparos, tu no sabes lo q yo sentí, wow, me tiré al suelo pecho tierra y casi me hago del baño.

Q valor, q miedo...¡¡
Bsuchito

FeR dijo...

Que pasa javier? ,como estas? buen inicio de semana, me acorde cuando me contabas que te gustan las armas y ahora veo que parote te hizo la panfila!! , eso es todo!!! , gracias a Dios que nomas quedo en eso! , pobre tipo lo hubieran mandado al tambo jejeje , y la verdad admiro tu valor ante la vida y la foto que pisiste esta master!!! , saludos!!

Kix dijo...

Uy, no...

Eso me aterra.

Evan dijo...

Gracias a Dios estaba desarmado, sino la historia hoy sería diferente... me dan miedo esas cosas...

Un beso Fénix, volví al mundo virtual!

MALHECHECITO dijo...

Ejele en su mapa sale que lo visito yo, oiga compa uste' siempre tan famoso, hasta en revistas importantes sale, pos a quien mato?
Un abrazo