viernes, 25 de enero de 2008

TAMBIEN DE DOLOR SE CANTA




Una vez en la fiesta, nada podia desvanecer el dolor que sentia, amablemente le dije a mi madre que seria mejor retirarnos, ella estuvo de acuerdo, localizamos a Carmen, quien me dijo que no era oportuna una explicación en èse momento, anotò su nùmero telefònico en una servilleta, me la extendiò mintras me decia que le llamara, que hariamos una cita para explicarme que era lo que habia sucedido.

Para nada pasò desapercibido mi estado de ànimo para mi madre, durante el trayecto de regreso a casa, no cruzamos palabra alguna, sòlo hasta arribar a la estación Xola, mamà me dijo que nos fuesemos a pie, que me serviria sentir el fresco del aire en la cara, que tal vez asì me tranquilizaria para pensar mejor las cosas, caminamos lentamente, hasta llegar a la esquina del panteón, a una distancia relativamente corta, se encontraban los chicos de la banda, quienes al ver mi figura inconfundible comenzaron a armar una tremenda algarabía, corrieron hacia nosotros, llenaron el ambiente de vivas y porras, me abrazaron, alguno de ellos, no recuerdo quien, hasta me besò, en verdad estaban felices !!!

Tratè de evadirlos, de decirles que necesitaba descansar, no me dejaron, argumentando que ya hacia mucho tiempo que no convivìa con ellos, que esta era la ocasión para hacerlo, para celebrar mi triunfo, que no los despreciara. Se comprometieron con mi madre que me llevarian a casa con bièn, que no se preocupara, que ellos me cuidarian.

No de muy buena gana, mi madre aceptò, pidiendoles que no me fuesen a dejar solo y que regresara temprano a casa. Comenzò entonces el convivio de la banda, se organizaron para la compra de las cervezas, de las botanas, sacaron una grabadora y la fiesta comenzò, al principio, yo me encontraba renuente de beber cerveza, pero todos ellos insistian en que tenia que brindar, aunque fuera un solo traguito, asi lo hice, cuando brindaba con cada uno de ellos, tomaba un pequeño sorbo de cerveza, pero como eran unos 20, pues me comencè a marear, de hecho no estaba tan acostumbrado a beber.

Quizà por el estado animico en el que me encontraba, comencè a beber cada vez mas, el ambiente se prestaba, pedì que cambiaran la mùsica guapachosa y qu pusieran romàntica, ahí recordè una frase de mi padre, que me hizo entender muchas cosas : tambièn de dolor se canta, cuando llorar no se puede !!!

En cada estrofa que interpretaba, salia el cruel dolor, el amargo llanto comenzò a brotar, primero en esporàdicas gotas, después en profuso torrente, liberando asì la congoja que atenazaba mi alma, no entendia por que, pero algo dentro de mi, sabia que habia perdido el amor de Maria .

Mis amigos me miraban con una expresión de incredulidad en el rostro, callados tòdos ellos, mientras mi voz se desgarraba, y mis ojos se nublaban. Durante èsos minutos mis ojos dejaron de ver, solo sentì còmo unas agudas espinas martirizaron mi corazòn.

Lentamente comencè a abrir los ojos, los vapores del alcohol se evaporaban lentamente, mi mente comenzaba trabajosamente a adquirir claridad, mire a mi derredor, me encontraba en casa, en mi cama, lentamente me incorporè, lo primero que observè fuè una mancha color carmesí en mi camisa, me puse de pie, tomè mis muletas y me plantè frente al espejo roto del viejo ropero, me devolviò la imàgen de mi rostro, los ojos rojos e hinchados y una costra de sangre seca que abarcaba gràn espacio de mi mejilla y parte del mentòn.

Me encontraba solo, mientras me lavaba la sangre, recordè lo sucedido la madrugada anterior, perdido de borracho, les decia a mis amigos que irìa en busca de Maria, ellos trataban de impedirlo sujetandome o bien abrazandome, ejercì una fuerza salida de no sè dònde, ellos me soltaron y por la inercia caì golpeandome el rostro en la guarnición de la banqueta, ellos asustados por el terrible golpe, corrieron a levantarme, yo, enloquecido por el dolor, no fìsico si no del alma, gritaba como loco que me dejaran, que tenia que pòner en òrden la situación. Como pudieron, me tranquilizaron, me limpiaron la sangre con un sueter de uno de ellos y me trajeron a casa.

Otra vez la mandibula se me habìa enchuecado, tal vez en aquella ocasión que recibì el culatazo propinado por “ El Vampiro “, no me la acomodè bièn, estaba exactamente igual que aquella vez.

Mi madre entrò a la casa, llevaba gasas, alcohol y el material necesario para la curaciòn, moviendo la cabeza negativamente me dijo que sabia lo que habia sucedido, mis amigos, llenos de sentimiento de culpa le habian platicado los sucesos, asentì en silencio. Ya lo habia hecho una vez, deberia hacerlo de nuevo, tomè la quijada entre mis manos y ejercì una fuerte presiòn hacia la izquierda. Track !!!, la quijada quedò en su lugar nuevamente.

Ahora el daño era menor que la vez anterior, el dolor era soportable aun que intenso, tenia un corte bajo la barbilla, de un centímetro y medio aproximadamente, despacio, era posible abrir y cerrar la boca pero no del todo, despacio, le dije a mi madre que estaba bièn, que solo habia sido el golpe, que con reposo sanaria, esa canciòn, ya la tenia bien aprendida.

Mi madre, se obstinò en no dejarme salir, estuve en casa una semana, mi padre, dentro de su inconciencia y mi hermano, fueron mis fèrreos guardianes para que no me fuese a escapar en busca de Maria.

Cuando observò que la lesiòn habia sanado, me permitiò hacer lo que tenìa pendiente, de inmediato salì a telefonear a Carmen, convenimos en vernos en aquel cafecito donde estuvimos cuando recièn comenzaba el curso, ansioso, le pedì que me contara por favor que es lo que habia sucedido, que me dijera por que èse cambio tan radical de Maria para conmigo.

22 comentarios:

Evan dijo...

:( me da tristeza cuando las historias de amor se terminan...

Me intriga el cambio de María.

Un besote enorme! :)

Lizeth dijo...

Javier: el primer libro que escribas deberia ser la historia de tu vida. Es muy interesante (aunque a veces tenga episodios tristes como el que relatas ahora), asi la leemos de corrido, no tendremos que esperar para saber como saliste de esa situacion tan angustiosa. Pero lo bueno es que saliste adelante, sino, no lo estuvieras contando.
Dios te bendiga.

P.D. te escribi a la direccion que tienes en el blog pero no se si recibiste el mensaje. Disculpa la ortografia, mi teclado sigue mal.

Angie Sandino dijo...

No sabes como corrí para leer este post en cuanto lo vi en el google reader, porque ya queria leer lo que habías hablado con Carmen sobre el extraño comportamiento de María... pero nuevamente me voy en ascuas... ah como te gusta hacerla de emosión... y si, también de dolor se canta, eso... nadie lo puede negar...

Un fuerte abrazo y todo mi cariño querido Javier!

Lully dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo

Me quedé sin saber el porqué del cambio de María, snifff.
Muy fuerte tú con la quijada movida, no me imagino en ese estado. Te desahogasta en forma cn cervezas, lágrimas y amigos, qué noche inolvidable pero triste.

Un abrazo con clima suave y primaveral de Medellín, Colombia!

°◦COЯУ◦° dijo...

ahh siempre logra su cometido, dejar con la intriga y esa ansía de leer el siguiente.

pd asi es tu eres de los fieles y muchas gracias por serlo ;D

Maese dijo...

Qué onda compadrito, no estaba muerto andaba de parranda. Aquí ando leyéndolo y deseándole lo mejor. Eso de acomadarse la mandibula me hizo recordar al Sargento Riggs (Mel Gibson) en "Arma Mortal" que se acomoda su hombro a base de zopapos.
En fin compa. Adelante y cuidese mucho.
Sigo leyendo.
Saludois

MANCHA dijo...

mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha

bellota_b dijo...

Veo que nos va a tener en intrigas jaaaaj...pero como hay placer de leerte,no hay problemas.
Ya conoceré el final y daré mi veredicto . ¿ia?

Cariños fenix...cuidate,ande tranquilo por la vida.

Dragonfly dijo...

Ay nooo.... mira ni siquiera el mango verde con sal, limón y chile picante pudieron distraerme la atención de tu historia... ya estoy más que ansiosa por saber que te dijo Carmen.

Besos ;)

Maria Rosa Golia dijo...

Triste Fénix, pero con mensaje reflexivo ¿verdad?
A golpe se hacen los hombres, dicen.

¿Que ocurrió con María?

Hasta el próximo post no nos enteramos????

Amigo mío:
Te dejo miles de besos.
Repártelos con tu familia ¿si?

Angélica dijo...

De nuevo he quedado metida con la conversación pendiente con Carmen. Ya vendrá me imagino. Creo que no eres el único que ha cantado con sentimiento. Te imaginaba entonando canciones desgarradoras, con el llanto en tus ojos, y el alivio que habrá significado el derramar lágrimas. Es algo que siempre digo, no hay como desahogarse a través de las lágrimas. Es muy triste tu relato Fénix.

Un abrazo.

Mariana dijo...

Tan sólo pienso que a una la deben dejar descansar cuando lo necesita. La gente luego no comprende necesidades básicas como esa.

¡un beso!

Mariana.

José Luis dijo...

La prosperidad es un gran maestro; la adversidad es mucho más grande. La posesión embota la mente, la adversidad la fortalece.

Fénix: imagino que todos esos golpes te han hecho un roble fuerte y grande que alcanza a dar sombra a todos los que están a tu alrededor.

Así sea.

Buena salud a todos.

...Interesante tu vida Señorón.

Srta. Maquiavélica dijo...

ahhh tus historias bien tiernas y tristes¡¡¡ay fenix lo bonito q recuerda sin rencor(eso creo)niño mala onda ya ni me visita¡¡¡se pasaaaaaaaa toy enojadaaaa
besitos cool year

CHOCOLATITO dijo...

Bien dicen por ahi, que todo lo que comienza desafortunadamente tiene que terminar.

Saludos mi querido amigo.

Luthien dijo...

Awwww de verdad que triste =(

Snifff ando sensible =/

mafalda dijo...

......

No se porque se dañan corazones limpios y sanos, ¿será que esos corazones buscan concientemente ser heridos?. Mi corazón no es tan limpio y cristalino como el tuyo mi amigo, es más bien precavido, y aún así es alcanzado por estocadas certeras y en ocasiones mortales.
Estoy viva, así como vos, pero no se si a diferencia de ti (que eres hombre) mi corazón a renacido con una nueva capa, una coraza que para bien o para mal, tendrá que soportar probablemente otro tipo de indiferencias.
Un abrazomi poderoso Fenix.

Mafalda

Gabriela dijo...

Como de telenovela, Javier. Mejor dicho, como de libro. Es verdad que la realidad supera la ficción. Cuando te leo, siento como que estoy leyendo nuevamente Los Hijos de Sánchez.

Presiento que el cambio de María tuvo que ver con tu conversación con Carmen; aquélla en la que le dijiste que te gustaba y todo eso.

Bueno, ya postea, me muero por saber qué fué lo que sucedió.

Besos

GINA dijo...

y me quede en las mismas........muriendome de curiosidad¡¡¡¡¡

Sandra Becerril dijo...

ayyy es muy triste... pero ese cambio a qué se debe? Cielos... ya quiero leer lo que sigue jeje

besos

Águila libre dijo...

Hola Javier: quedé intrigada, tuve que leer también el post anterior para entender todo lo que te pasó, pero parece que hay que esperar al próximo.

Por muchas cosas no pude cumplir mi promesa de ponerme al día con varios post que deje pendientes, en tu blog y en el de otras personas, te ruego me disculpes, pero no fue que no quisiera, simplemente no he tenido el tiempo. Me entiendes verdad?

Te dejo un fuerte abrazo,

Pay

Pequeña Saltamontes dijo...

Nomás dejo constancia de que leí esto y me lanzo a leer lo que sigue.